Buscar
  • DEVICOM

Pese al desempleo crece en forma alarmante la deserción de su personal

Alfredo González ı Reforma



Las empresas mexicanas están en alerta, pues pese al #desempleo crece en forma alarmante la deserción de su personal como fenómeno masivo al que los especialistas ya bautizaron como la "Gran Renuncia", advirtió Daniel Ordaz, experto en recursos humanos.

Este fenómeno de problemas para conseguir, pero sobre todo para retener al personal, ya se veía venir, sostuvo, pero las empresas no actuaron para evitarlo con capacitación en nuevas habilidades técnicas y de índole emocional, o blandas, enfocadas a retener al personal con horarios flexibles o empatía a su situación personal.

“Hay candidatos que tienen buenísimas habilidades técnicas, pero no duran en un trabajo porque sus habilidades de poder, o blandas, están pésimas.”

Afirmó que los colaboradores requieren, además de la compensación monetaria, un salario emocional que los motive a permanecer, como puede ser empatía a sus problemas personales u horarios flexibles.

“Este fenómeno de desmotivación laboral en las empresas empezó en Estados Unidos, pues en los últimos tres meses se han detectado 10 millones de trabajadores dispuestos a renunciar. Pero ya llegó también a México, donde cada vez es más el número de colaboradores que al poco tiempo de tomar un empleo quieren renunciar a él.”

Señaló que justo antes de la #pandemia, en el 2019, la consultora laboral Mercer, de la que fue director regional, presentó un estudio que predecía que una de cada tres personas empleadas estaba considerando renunciar en los siguientes 12 meses. En marzo del 2021, un estudio de Microsoft Work Trend Index incrementó el dato a 41 por ciento.

Arleth Leal, directora de Tutorel, firma de capacitación de #recursoshumanos, coincidió en que la desmotivación y el incumplimiento de sus expectativas, hace que el personal de las empresas mexicanas tenga una rotación de 30 por ciento, cuando en otros países fluctúa en rangos de entre 5 y 15 por ciento.

“En América Latina más de 60 por ciento de los ejecutivos señalan que el trabajo en equipo y la inteligencia emocional, la comunicación asertiva, son habilidades blandas y que son las que ahora deben tomarse en cuenta, no nada más capacitar a la gente en habilidades duras, o tecnológicas”.

Señaló que las empresas ven la capacitación como un gasto y carecen de programas de desarrollo para sus colaboradores, lo que los lleva a renunciar. “Puede haber desmotivación por bajo sueldo, pero también por un mal clima laboral, estancamiento profesional, malos liderazgos o mala selección de candidatos desde el #reclutamiento, entonces urge revertir esta rotación para evitar mayores costos.”

“La #rotación es muy costosa, pues el reemplazo de un gerente puede elevar el costo a la empresa hasta en un 300 por ciento, por sus implicaciones de productividad”, refirió Leal.

Ordaz consideró que lo que las denominadas habilidades blandas, ahora son más importantes para las empresas. “Está mal usado el término de habilidades blandas, porque saber escuchar, tener empatía, poder inferir o resolver conflictos, no tiene nada de blando, a esas habilidades blandas yo más bien les llamaría de empoderamiento”.

Para Leal las empresas también descuidaron la capacitación en habilidades técnicas que cobraron mayor relevancia a raíz del aislamiento por la pandemia.

2 vistas0 comentarios